viernes, 9 de noviembre de 2018

Feliz 80° cumpleaños

Hoy, 10 de noviembre de 2018, Antonio Cova, mi padre, estaría cumpliendo ochenta (80) años de edad…

Mi mamá siempre se ha ufanado de que ella le celebraba “por todo lo alto” las décadas (dizque desde 1968) y este año cayó en sábado, lo que habría sido una fantástica ocasión para traer a la casa a sus amigos (casi todo ellos exalumnos) para una velada de seguro memorable y enteramente dedicada a hablar sobre el terrible estado del país así como lo que hay que hacer para salvarlo (en mi casa nunca hemos perdido la fe).

Me habría encantado escribir algo más largo y meritorio del tiempo de quienes están leyendo  estas líneas, pero quienes me siguen en las redes saben que llevo ya dos meses y pico sin Internet y mi teléfono celular está estropeado, así que lo dejaré en una simple pero muy sentida felicitación:
Feliz cumpleaños donde quiera que estés, papá; no tienes una idea de la falta que me estás haciendo justo en esta misma semana tan crucial para mi vida... Ojalá estuvieras aquí para conversar.

viernes, 31 de agosto de 2018

Diario colombiano #2

Caldas, Antioquia; mañana del viernes 31 de agosto de 2018.
36 horas desde mi llegada y ya me oriento por la ciudad lo suficientemente bien como para no perderme (al menos por la zona central y las calles aledañas a la casa donde me quedo).
La casa vecinal en donde me quedaba.

 Como les había contado en la primera entrada, la noche en que llegué Natalia me llevó caminando a buscar un sitio en donde tomarnos algo y aunque ella solo insistía en lo muerto que estaba todo, yo quedé asombrado por la cantidad de locales abiertos, así no tuvieran clientela, con sus mesas colocadas en plena acera, invitando a quedarse un rato.
Pero ayer jueves tocó por fin salir de día a pasear y conocer y entendí porqué ella había insistido en catalogar de desierto a la noche anterior... ¡Wao! ¡Qué vida la de Caldas! No sé ni por dónde empezar.

jueves, 30 de agosto de 2018

Diario colombiano #1

Caldas, Antioquia, mañana del jueves 30 de agosto de 2018.
La última vez que salí de Venezuela fue en septiembre de 2001, hace 17 años, cuando tenía 22. Desde entonces, sólo iba al aeropuerto de Maiquetía para llevar o recoger gente, pero nunca para irme yo.
Rompo una lanza por Avior y todo el personal del aeropuerto, que funcionaron como se esperaba de ellos.

lunes, 14 de mayo de 2018

Mi reino por una foto

   Mayo será siempre un mes difícil para mí debido a que fue cuando murió mi papá, a quien todavía extraño como el primer día. Ahora mismo, mientras trato de escribir estas líneas, lo hago entre lágrimas, sollozos y un gimoteo que me hace tener que parar cada cinco minutos para levantarme, caminar un rato mientras me seco los ojos y recuperar el aliento.
Papá (1938-2013).

   Siendo sinceros, el dolor que me agobia últimamente no deriva del triste recuerdo, sino de una serie de problemas circunstanciales, algunos muy estresantes, que se mezclan en un cóctel emocionalmente asesino, bastante perturbador y que, claro, al recordarlo por su aniversario y considerando la falta que me hace, pues... me pongo a llorar como un niño. Si tan sólo pudiese sentarme con él a contarle lo que me pasa... *suspiro*

miércoles, 8 de marzo de 2017

En el Día Internacional de la Mujer...

   Desde julio de 2012 tengo un espacio de radio todos los sábados para recomendar películas y aquí mismo en este blog he dejado por escrito algunas de mis reseñas. Imagino que por ello, en julio de 2016 me invitaron a fundar el nuevo Círculo de Críticos Cinematográfico de Caracas (C4), de quien soy desde entonces miembro pleno y activo. En dicho círculo, de 23 integrates, sólo tres son mujeres, de las cuales una es miembro pleno y las otras dos, adherentes (es decir, que no participan de las reuniones mensuales).

   Lo anterior quiere decir que, pese a que las mujeres constituyen el 50% de la población mundial y nacional, en el círculo de críticos representan tan sólo el 13%... ¿Debemos instaurar una cuota obligatoria que fije su participación en un total de 50%, para que se iguale con su proporción en el país? De ser así ¿de dónde las sacamos? ¿Existe allá afuera toda una masa de mujeres ejerciendo de críticos de cine a las que no hemos incluido por machistas o misóginos? Puedo apostarles que no, no al menos como organización, y aunque nuestro grupo ya se ha dado a conocer entre los entendidos de cine local, no ha aparecido ni una sola mujer queriéndosenos unir.

lunes, 3 de octubre de 2016

Hoy, hace 50 años...

   Hoy, 3 de octubre de 2016, se cumplen cincuenta años que se conocieron mis padres. Fue, como hoy, un lunes; mi papá tenía días de haber vuelto de su maestría en California y mi mamá estaba empezando su segundo año de carrera en Sociología UCAB. Fue su profesor, ella su mejor alumna, luego preparadora, luego novia y finalmente esposa y madre de su único hijo.

   Anoche, domingo 2, me quedé dormido viendo una película en el mueble de la sala; soñé que subía a mi habitación en una casa oscura cuando de repente, detrás de mí, se encendía una luz que desplegaba un rectángulo amarillo que me enmarcaba completamente. Volteé sorprendido porque creía estar solo y cuando veo, en el baño de visita quien estaba era mi papá, lavándose la cara en el lavamanos e iniciando una conversación casual conmigo sobre algún evento noticioso.

   No podía creer que lo estaba viendo, hacía tiempo que no soñaba con él, por lo que corrí a hacer algo que en vida sólo hice en ocasiones solemnes, como grados o cumpleaños, y nunca con mucha efusividad: empecé a abrazarlo con muchísimo cariño y a decirle que no entendía lo que pasaba, que a veces estaba vivo y otras no, pero que iba a aprovechar porque no sabía cuándo le volvería a hablar.

   Qué falta me haces, papá; te extraño como el primer día sin ti...

Aquí debería ir una foto de nosotros juntos, pero lamentablemente tengo muy pocas y "recientes", ninguna.


lunes, 11 de abril de 2016

A todas mis amistades homosexuales

   Tanto las que sé que lo son como las que no, las invito a ser abiertas con sus preferencias, sin lugar para el miedo o la vergüenza. No pueden esperar que el mundo se acostumbre a su forma de ser, tienen que hacerlo acostumbrarse y punto.

   Basta ya de hablar con subterfugios y eufemismos: amigas, pueden decirme tranquilas "estoy mal porque me dejó mi novia", amigos, pueden decirme tranquilos "te presento a mi novio". Si me ven poner una cara rara será por la grata sorpresa que me causará su valentía, pero jamás por repulsión o desagrado. En mí tienen un aliado, pero salgan del closet de frente y por toda la calle del medio de una puta vez, que los derechos no se esperan ¡se conquistan!.


La Liberté guidant le peuple. Eugène Delacroix, 1830.