miércoles, 8 de marzo de 2017

En el Día Internacional de la Mujer...

   Desde julio de 2012 tengo un espacio de radio todos los sábados para recomendar películas -algo que luego he expandido a otras emisoras- y aquí mismo en este blog he dejado por escrito algunas de mis reseñas críticas. Imagino que por ello, en julio de 2016 me invitaron a fundar el nuevo Círculo de Críticos Cinematográfico de Caracas (C4), de quien soy desde entonces miembro pleno y activo. En dicho círculo, de 23 miembros, sólo tres son féminas, de las cuales una es miembro pleno y las otras dos, adherentes (es decir, que no participan de las reuniones mensuales).

   Lo anterior quiere decir que, pese a representar el 50% de la población mundial y nacional, en el círculo de críticos sólo 13% de nuestros integrantes son mujeres... ¿Debemos instaurar una cuota obligatoria que fije su participación en un total de 50%, para que se iguale con su proporción en el país? Si lo hiciéramos ¿de dónde las sacamos? ¿Es que acaso las hay y no las hemos incluido por misóginos o machistas? Les aseguro que no somos nada de eso y, aunque pequeño y reciente, nuestro grupo ya se ha dado a conocer entre los entendidos de cine locales y, sin embargo, no han aparecido mujeres queriéndosenos unir.

lunes, 3 de octubre de 2016

Hoy, hace 50 años...

   Hoy, 3 de octubre de 2016, se cumplen cincuenta años que se conocieron mis padres. Fue, como hoy, un lunes; mi papá tenía días de haber vuelto de su maestría en California y mi mamá estaba empezando su segundo año de carrera en Sociología UCAB. Fue su profesor, ella su mejor alumna, luego preparadora, luego novia y finalmente esposa y madre de su único hijo.

   Anoche, domingo 2, me quedé dormido viendo una película en el mueble de la sala; soñé que subía a mi habitación en una casa oscura cuando de repente, detrás de mí, se encendía una luz que desplegaba un rectángulo amarillo que me enmarcaba completamente. Volteé sorprendido porque creía estar solo y cuando veo, en el baño de visita quien estaba era mi papá, lavándose la cara en el lavamanos e iniciando una conversación casual conmigo sobre algún evento noticioso.

   No podía creer que lo estaba viendo, hacía tiempo que no soñaba con él, por lo que corrí a hacer algo que en vida sólo hice en ocasiones solemnes, como grados o cumpleaños, y nunca con mucha efusividad: empecé a abrazarlo con muchísimo cariño y a decirle que no entendía lo que pasaba, que a veces estaba vivo y otras no, pero que iba a aprovechar porque no sabía cuándo le volvería a hablar.

   Qué falta me haces, papá; te extraño como el primer día sin ti...

Aquí debería ir una foto de nosotros juntos, pero lamentablemente tengo muy pocas y "recientes", ninguna.


lunes, 11 de abril de 2016

A todas mis amistades homosexuales

   Tanto las que sé que lo son como las que no, las invito a ser abiertas con sus preferencias, sin lugar para el miedo o la vergüenza. No pueden esperar que el mundo se acostumbre a su forma de ser, tienen que hacerlo acostumbrarse y punto.

   Basta ya de hablar con subterfugios y eufemismos: amigas, pueden decirme tranquilas "estoy mal porque me dejó mi novia", amigos, pueden decirme tranquilos "te presento a mi novio". Si me ven poner una cara rara será por la grata sorpresa que me causará su valentía, pero jamás por repulsión o desagrado. En mí tienen un aliado, pero salgan del closet de frente y por toda la calle del medio de una puta vez, que los derechos no se esperan ¡se conquistan!.


La Liberté guidant le peuple. Eugène Delacroix, 1830.

jueves, 7 de abril de 2016

Cuando el Estado se va, las pasiones hacen fiesta

El martes primero de marzo en Caracas, un motorizado conducía por Plaza Venezuela cuando vio que, cerca de la fuente, dos hombres robaban a una estudiante. Se detuvo, sacó una pistola y le disparó a los dos asaltantes, matándolos en el acto. Luego siguió su camino, como si no hubiese pasado nada y sin que nadie supiera de dónde había salido o hacia donde se había marchado, tal y como el pistolero solitario de los Spaghetti Western.


martes, 19 de enero de 2016

Por favor...

...¿podemos darle un parado a las acusaciones, los juicios a priori, las críticas severas, las descalificaciones, las ironías, los sarcasmos, el bullying (y ahora también el ghosting) y demás formas duras de interacción?.

   No sé si me lo merezco, si era esperable o si tengo que bregar con ello y más na', pero lo cierto es que está teniendo un muy alto costo sobre mí y no creo poder seguir aguantándolo sin que me pase factura.

   Pido encarecidas y muy, pero muy sinceras disculpas a todo aquel que haya ofendido o maltratado a lo largo de estos 37 años. Les aseguro que, salvo por contadas excepciones, fue siempre sin querer y sin proponérmelo, y no tienen una idea de cómo me arrepiento de haberlo hecho (aunque no sepa qué fue).

Atte. Sebastián Cova



sábado, 19 de diciembre de 2015

Star Wars o los males de la nostalgia

Afiche original de lanzamiento (haz click)
   Antes de pasar a elaborar mi humilde opinión quiero advertirles que esta reseña está totalmente llena de spoilers; eso quiere decir que si aún no han visto la película pero continúan la lectura luego de este punto, se las arruinaré de forma desgraciada ya que contaré casi todo...

   Es en serio, no quiero arruinársela a quien no la haya visto...

   ¿Siguen ahí? Pues bien, resumiré mi opinión en una sola frase: me decepcionó... ¡Y bastante!

   Me decepcionó porque la historia, si bien abre unas líneas argumentales interesantes, tales como qué son los Caballeros del Ren, quién es el líder supremo Snoke y por qué teme tanto a Luke Skywalker, de dónde nacen las habilidades aparentemente innatas de Rey, etc., estas preguntas nos fueron presentadas en una película que me atrevería a definir como un simple y mero remake del Episode IV, la película original de 1977.

miércoles, 7 de octubre de 2015

2015: un año de conmemoración personal

   No sé por qué, pero los números que la cultura popular -más no la teoría matemática- llama "redondos" siempre me han gustado bastante. Imagino que es entonces por eso que los años terminados en '0 o '5 siempre los asumo como "años significativos".

   Repensándolo, lo anterior quizá sea debido a una conexión inconsciente -y nada original- con la tradición universal que valora, con mayor carga conmemorativa, los aniversarios llamados "de Plata" (25 años), "Oro" (50) y "Platino" (75) (por no hablar de los centenarios) y que, cuando aún no se alcanzan, se consuelan con unidades de diez, tales como los "décimo", "vigésimo", "trigésimo" aniversario, etc. Es decir ¿algún vez han visto un DVD o CD conmemorativo por el "17° aniversario" de una película clásica o el "22° aniversario" de un disco famoso? ¡No! ¿La gente se hace un drama cuando cumple 30, 40 o 70 años o cuando cumple 26, 32 o 55? Nuestra cultura está montada en una escala decimal y es sobre ella que se marcan los hitos.

   2015, por tanto, me invitaba desde lo recóndito de mi cerebro y en forma insistente, a buscarle un significado, emotivo e importante, que me obligase a vestir de etiqueta, pronunciar un discurso y beber champagne...